De Lima a Limón

Crítica – cítrica


Deja un comentario

LA IMPERIAL.. un vermouth de menú (Vigo)

Hace unas semanas hablábamos del Cata e Come un vermouth para luego no comer, hoy cambiamos de barrio pero mantenemos la esencia, La imperial es otro de esos lugares que nunca debes visitar si has quedado a comer en casa de tu/su madre.

Se trata de un pequeño local, a modo de tapería, decorado en formato clásico pero con gusto que se esconde detrás de la calle Pizarro, muy cerquita del Casa Pepe famoso por su cocido y del que algún día hablaremos.

Tienen un menú del día por 9,90€ que suele ser apetecible y hace unos años tenían una camarera que cortaba unos trozos de tartas caseras tan grandes y tan buenos que el menú valía la pena aunque sólo fuera por aquel postre. Sin embargo, lo mejor que puedes hacer en ese local es tomar el aperitivo, sales igual de comido y por muy poco dinero.

Quizá penséis que lo de igual es una exageración, pero considerando que las tapas que te ponen son pequeñas raciones de los platos del menú… Empieza a no ser tanto. Y si os cuento que la última vez que estuvimos por una Estrella (1,90€) nos pusieron, dos jureles fritos, un trozo de empanada de cuatro dedos de ancho, una minihamburguesa, dos trozos de tortilla y unas cuantas aceitunas y cacahuetes igual ya termináis de creerme. Y no os digo nada si os tomáis dos cañas.

Lo mejor de este local es precisamente eso, que la tapa pueda ser una fideuá, un guiso de carne o unos pescaditos y es que, aunque a veces parezca mentira, no solo de hidratos y grasilla vive el hombre.

Quizá no sea la mejor comida del mundo pero, por lo majos que son en el local, el cariño que le ponen a los pinchos que te dan, la apuesta por la tapa de verdad y su buen precio se merecen una lima y media.

Anuncios


1 comentario

CATA E COME… Un vermouth para luego no comer (Vigo)

Con la crisis el vermouth esta super de moda, un plan barato para salir de casa un domingo, perfecto para aprovechar los primeros rayos de sol de este año bíblico (por aquello del diluvio, Noe y los animalitos) y De Lima a Limón no podía quedarse al margen… Por eso, aquí esta nuestra primera crítica de Sesión Vermouth.

En este caso estamos en el vigués barrio de Bouzas, una villa marinera llena de personalidad y perfecta para un domingueo limonero. Otro día hablaremos de un variado de locales pero hoy nos paramos en uno en especial: el Cata e come… Que puede venir a ser una versión de come e cala (calla en gallego)

Es difícil ver vacío este local y en general, Vicente suele tener algo de razón, el secreto está en los pinchos que te ponen con la bebida… Abundantes, sabrosos y, lo menos típico en la zona, a elegir!

Abraham, el chico que lo lleva es un terremoto, conoce a medio barrio, es atento, simpático y nunca escatima una tapa… Más bien lo contrario, se pasea por las mesas ofreciendo otra ronda. Qué queréis que os diga… A mí me gusta que me hagan sentir como en casa.

En esta ocasión tenían de pincho un huevo frito (de gallinas que deben desayunar colorante) con patatas de verdad, frititas en el momento, crujientes…. Un milagro. Arroz con bacalao, al que sorprendentemente se le veía el bacalao y callos con garbanzos… Con más garbanzos que callos pero en su punto perfecto de sabor.

Otras veces ha habido cocido o lacón con grelos (que efectivamente, ademas de su tamaño maxi, también se puede comer en tamaño pequeño)… O un cuarto de tortilla.

El Cata es uno de esos lugares donde la Cocacola, de 33cl, vale exactamente igual que en otros sitios… Pero te la saben vender y por eso, en vez de una te tomas dos. Por ello, se merecen una lima y media en su categoría… Y una recomendación, no vayáis antes de ir a comer a casa de mamá.. Porque sales sin hambre y eso ellas, no lo perdonan.

CATA