De Lima a Limón

Crítica – cítrica


1 comentario

CAFETERÍA HD… Hamburguesas con sonido sesentero (Madrid)

En 1962 en la Calle Guzman el Bueno, justo enfrente de donde hoy está el Tierra de Burritos, se abrió una cafetería. De aquellas era normalita, tenía sus mesas de formica, sus sillas de cocina, su barra con espejos tintados… Y pasó el tiempo y los dueños tuvieron paciencia (No olvidemos que todo lo vintage pasa una época donde está horrorosamente anticuado) pero gracias a eso hoy tenemos un Diner a la española perfectamente conservado donde por no cambiar, no ha cambiado ni la música.

La música es, muy probablemente, lo que más me gusta del local. Una hamburguesa sabe mejor cuando suena Downtown de Petula Clark, o los Beach Boys, o Tom Jones… mover la cabeza mientras masticas, mola. Así que como la música es una fantástica compañía un punto positivo del HD es que es un lugar perfecto para comer sólo. Su plato estrella son las hamburguesas, tienen menú pero… comer menú en el HD, da penita.

El encargado del local es un fenómeno, además de una de esas personas competentes a las que les dices que tienes prisa, se lo toman en serio y cumplen con su palabra. Elegir hamburguesa no es cosa fácil, hay muchas con buena pinta, tardamos “tanto” que el encargado acabó diciéndonos que no hacía falta que nos aprendiéramos la carta de memoria, que tenía trabajadores que no se la sabían. Siempre se puede considerar una oportunidad de empleo 😉

Optamos por una ración de patatas fritas en aceite de oliva, que venían en un cartucho de papel, peladas pero poco, naturales y ricas(2,50€) una Eggburguer (8,80€) y una Grandburguer. Las hamburguesas son de dos tipos, normales, con su carne de buey, lechuga, tomate, cebolla y mahonesa más adiciones y las “world”  con guacamole, foie, pesto… Las world valen más (unos 10€) pero es cierto que tienen patatas incluídas con lo cual, la cuenta va a salir más o menos igual (carilla).

Estos chicos presumen de pan, cuentan que es artesanal y lo hacen con cerveza negra, nos lo creemos y la verdad es que está rico, aunque si hay que ponerle pegas, quizá sería que es un poco dulzón. Por la carne te preguntan como la quieres… y hasta cumplen!

La verdad es que están muy ricas, la cebolla crujiente mola y el cheddar crujiente (que viene a ser una loncha de queso que han dejado que se funda y refunda en el horno) es un inventazo. Embadurnar la hamburguesa en salsurrias es una pena y eso siempre es buena señal.

El problema es que una cocacola, más media de patatas, más la hamburguesa superó los 13€ y qué queréis que os diga… no deja de ser un bocadillo con 150 gramos de carne. Así que se llevan lima y media por el producto y medio limón por el precio.

Pd. si es la hora de merendar no os perdáis las tortitas, son buenísimas y sólo por 1,90€.


4 comentarios

TANINO Pizza&Vino (Madrid)

La primera declaración de intenciones que haré en este blog, va a ser clara: Si salgo a comer un menú del día en mitad de mi jornada laboral, es para divertirme y disfrutar de lo que como y de dónde como y así poder desconectar un rato de las preocupaciones del momento. Para divertirme no soy muy ambicioso, pero si han de sucederse varios requisitos, que no siempre se consiguen. Que la comida sea buena, que no sea pesada, que el ambiente sea agradable y que el servicio sea rápido. Si además puede ser a un precio que permita a cualquiera no pensar en cocinar ese día un tupper, pues mucho mejor.

Tanino da la sensación de ser un Lounge Bar en origen, que ha conseguido introducir a medio día un menú simple, sano y con un entorno acogedor. El toque de la comida italiano-argentina, como casi todo el personal que atiende, la decoración, y la música –jazz trompetero, “charliparkiano” por lo general- hacen que el rato que pases allí disfrutes del tiempo.

Sus especialidades son claras, la pizza, al tener un buen horno, y el vino, que mantienen varias botellas presurizadas con jóvenes y crianzas de los que gusta probar.

El menú de hoy ha sido el motivo para escribir, me gusta como tratan los productos, de primero unos pimientos rellenos de trocitos de lomo de ternera, sabrosos y elaborados. De segundo, puede parecer que una pizza (de jamón y piña, la mítica hawaiana) es un plato pesado (frente a otras opciones como una merluza o un escalope) pero quien ha estado en Italia sabe que la pizza de masa fina con pocos ingredientes, es un plato perfecto para ir hablando y comiendo sin que los ingredientes cansen mucho. Una buena mozzarella nunca es grasienta como otros quesos de las pizzerías comerciales, imposibles de digerir. Y la inteligencia del uso del horno (ya que lo enciendes) para los postres caseros, en este caso un cramble de pera, que es fácil de hacer y sorprende.

¿Y el precio? Curioso. Para afianzar clientes de oficina, es variable por la hora y yendo al primer turno son 9 euros, que estando en Chamberí y siendo un lugar con ese ambiente relajado y un trato muy correcto, es una apuesta valiente, frente a los 11 o 12 euros de otros menús cercanos.

Si estás por la zona de Quevedo y quieres parar para comer y charlar un rato, no lo dudes, este menú es una LIMA aspirando conseguir media más si ofrecieran varias opciones de los vinos que ya tienen oxigenados y presurizados dentro del mismo menú.

Tanino. Vallehermoso, 25 (Madrid)

http://www.tanino.es/